Carcoma

Vives en las horas muertas de todos los relojes de arena. Tu brújula sólo apunta al Este; a veces al Sur. Mienten tus genes; tu conciencia es prófuga y cobarde. Tus principios son letra torcida que escribiste borracho en madrugadas de taberna. Tu voz nunca resuena fuerte como el trueno, y las palabras, cosidas a tu lengua, pretenden certeza y simulan pena, pero son: mentira y desprecio, susurros de miedo congelados en un hielo cínico. Inmundo trepador que sueña burdeles y cargos. En la historia del mundo adulaste a reinas, siervos, burgueses, mecenas y lacayos. Con tu mano izquierda prendes  fuego negro, con la derecha, atizas las cenizas de la traición. Siempre simulando caminar junto al débil, hurtando futuros ajenos, mientras, ocultas las cadenas que cargarás sobre inocentes y ciegos confiados.
Un día por venir; dirás que nada sabías, que estabas obligado, dirás: «Las leyes son severas». Acatarás los insultos y vivirás en la casa de las apuestas, mirando girar la bolita en la ruleta trucada de los vagos. Esclavo temiendo la única verdad que te subyuga; ver tu reflejo en un estanque de agua inútil, porque ves la nada, oyes el silencio. Un puro relleno de vacío sin espíritus; ni hadas, ni magia, solo carcoma. Tu mil veces repetido en modo afligido, pero nunca sentido: «me pongo en tu lugar, te entiendo» ocupa el hueco donde debiera estar tu alma. Sicario de vocación primigenia, concebido con un esperma muerto. Al final vendrás a los días de fiesta esperando ternura, esperando ser cuerdo, pero, nadie te verá, porque nadie ve la nada, y, nadie te oirá, porque nadie oye el silencio.
La mañana traerá un velero de ensueño navegando por aguas de un río en el Sur, y yo, estaré contemplándolo junto a mi amada, desde una terraza, rodeados por flores volutas y guirnaldas. En el atardecer de mi vida, veo pájaros volando saludando con su canto cada jornada. No habrás vencido ninguna batalla y yo estaré riendo tu olvido.
Al final, en un rincón oscuro de la cueva que es tu alma, sentirás, con temor, el balanceo de una soga colgada del techo. Lleva tiempo esperando: tu voz impostada, tu sucia hipocresía, tu mentirosa vida comprada en una subasta de ratas, en definitiva, tu miserable cuello.

Músico, fotógrafo y escritor, sendas en busca del mismo fin, la particular manera de vivir y en consecuencia, expresarlo.
Ficha resumen:
Nombre del artículo
Carcoma
Descripción
Poema del proyecto: «Ofuscaciones»
Autor
Nombre del editor
Publicado en www.pacoferia.es
Logo

Etiquetas: , ,
©Paco Feria 2016. todos lo derechos reservados

Publicado 1 abril, 2016 por Paco Feria in category "Ensayo poético", "Ofuscaciones

Deja un comentario si te apetece. ¡Gracias!