Mi yaya Ana

Solía jugar botando barquitos de papel en la riera de aguas multicolores; a veces roja, verde o arcoíris, coloreadas por los residuos industriales que bajaban por su cauce. Acompañado de latas vacías, matorrales, botellas rotas, esqueletos de viejos sofás, ratas y perros sin dueño. Se erguían a lo largo de una de sus orillas casas a medio terminar, construidas por los primeros inmigrantes huidos de la escasez del sur, casas de dos pisos generalmente, de fachadas a tocho visto, tochos con agujeros y pegotes de cemento sobresaliendo de sus juntas, guarida de diferentes especies de insectos y reptiles, a veces encaladas, alineadas en calles sin asfaltar, calles de tierra, barrizales cada día de lluvia. Así era la casa de mi abuela, mi yaya Ana, junto a la riera. Aún la recuerdo llamándome dulcemente, sin estridencias; —con su cordobés acento—, para no asustarme, no alterarme «Fransisco.. Fransisco… ven con la yaya, ven mi niño». Tumbada boca abajo sobre las tejas, tratando de ahuyentar mi miedo, esperando angustiada que le diera mi manita para rescatarme del peligroso e inconsciente paseo que estaba dando por el borde del tejado, en definitiva, susurrándome para salvarme la vida.

Unos años antes, una criminal tromba de agua salvaje y desbocada, corriendo por el cauce de la riera, se llevo la vida de mucha gente, vecinos, también inmigrantes. Los hechos relatados, ocurrieron por el tiempo en que mataron a J.F. Kennedy.

Fin

Músico, fotógrafo y escritor, sendas en busca del mismo fin, la particular manera de vivir y en consecuencia, expresarlo.
Ficha resumen:
Nombre del artículo
Mi yaya Ana
Descripción
Solía jugar botando barquitos de papel en la riera de aguas multicolores; a veces roja, verde o arcoíris
Autor
Nombre del editor
www.pacoferia.es
Logo


©Paco Feria 2016. todos lo derechos reservados

Publicado 31 marzo, 2016 por Paco Feria in category "Relatos

Deja un comentario si te apetece. ¡Gracias!